El tiempo pone las cosas en su sitio (Parte 2)

Por la edad (tres añitos) toca prepararse para escolarizarlo. Si creía que no se podía complicar más me equivocaba. En muchísimos colegios, pese a ser el horario de 10 a 1 y de 3 a 5, los niños llevan mochilas con tentenpiés, los cumpleaños los celebran con tartas o cucuruchos llenos de golosinas, en navidades se celebra un día con postres típicos de las fechas, en carnavales igualmente… y así todas las celebraciones acompañadas de comida o golosinas. 

Quiero golosinas

Ya no digamos el decirles que mi hijo tiene que tener cerca la medicación (adrenalina, antihistaminico) y llegada la necesidad que se lo administren. Aquí si puede empezar los problemas serios: tienen o no tienen el deber de medicarle mientras la ambulancia intenta llegar a tiempo, y no entremos ya si la ambulancia va medicalizada o simplemente va ser un mero transporte con luces y sirena hasta el centro de salud más cercano. Un shock anafiláctico es cuestión de vida o muerte, la diferencia es poner la adrenalina LO ANTES POSIBLE, pero pregúntele a educación que circular enviaba a los directores de colegios, “solo administrar por via oral”.

Luchamos (y seguimos luchando los padres de alérgicos) y puede que consigamos que, con la boquita pequeña, hagan una excepción con la adrenalina. Pero hay veces que me da pánico averiguar la respuesta.

Matizando y resumiendo:

–          Me paso el día cocinando, mi hijo tiene que tener su alternativa sin huevo, frutos secos… (en gran parte porque los etiquetados no son fiables, o no ponen todo o ponen, por si acaso, trazas de todo).

Tarta de cumpleaños

–          Rezo para que no enferme y necesite medicamentos, y, si lo hace, que no sea fin de semana o festivo para poder contactar con el laboratorio (porque es más importante avisar si da positivo en pruebas de dopaje que etiquetar todos los excipientes).

–          Estoy siempre disponible para, en cada celebración del colegio, recoger a mi hijo en cuanto van poner los postres típicos. Más disponible aún para tener siempre las pocas golosinas que puede a mano por si hay cumple, viene Papa Noel… Porque pese a llenárseles la boca diciendo que si todos los niños tienen derecho a escolarizarse, integrarse… la realidad es bien distinta.

–          Hacerme experta repostera para que su tarta de cumpleaños sea especial pese no llevar huevo, frutos secos… al menos que ese que es su día los demás se adapten a él.

–          Tener la casa llena de fiambreras, termos, mochilas… para poder llevarle siempre comida, sea un simple paseo o un fin de semana de viaje.

–          No tengo estudios de enfermera y menos de médica, pero tengo que intentar saber resolver una reacción mientras no llega una ambulancia. 

–          Tengo que tener fe y confianza en que su profesora (y la de inglés, religión…) serán capaces de evitar que otros 24 niños no le pringuen después del tentempie, haciéndoles lavar las manos y la boca. Y además me llamaran a mi y a la ambulancia a tiempo (a mi me llamaron dos veces al momento, todo tengo que decirlo, no pasó de reacciones leves que no necesitaron adrenalina ni atención médica).

 Lara, madre de un niño con Alergias y socia de AEPNAA

Anuncios